Corte de caja: la política prohibicionista de la marihuana y las alternativas a nuestra regulación

Roberto Gil Zuarth

Resumen


En 1922, Estados Unidos reformó su Constitución para prohibir la venta, producción, importación y transporte de alcohol. Era una medida que buscaba reducir su consumo y los efectos derivados de éste. Los estudios no son concluyentes para evaluar el éxito
de la política en este sentido. Los hay indicando una reducción inicial de 70% respecto a los niveles de consumo previos a la prohibición. Otros estudios y testimonios parecen desmentir estos cálculos.1 Independientemente de ello, la prohibición fue levantada sólo 13 años después. Bajo cualquier parámetro, los costos de la medida resultaban excesivos.

Como sucede siempre que se detona un mercado negro, el precio se elevó para los consumidores que entonces adquirían alcohol —pagaban el doble en 1930 de lo que pagaban en 19192 — y, previsiblemente, ante el incremento en el precio de cualquier bien, el consumo de bienes sustitutos se incrementó dramáticamente, evidenciado, por ejemplo, en el aumento de 45% en los índices de drogadicción. El elevado margen de ganancia del mercado negro fortaleció a las organizaciones criminales de manera que, a pesar de un incremento del presupuesto de las policías del 10%, el número de delitos aumentó en 25% en las principales ciudades de Estados Unidos y los homicidios en 13%.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.